LAS 5 PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE BALDOSAS CERÁMICAS.

1. ¿Cuál es la diferencia entre cerámica y porcelánico?

Una de las principales dudas sobre la cerámica es si es lo mismo que el porcelánico. ¿Tienen las mismas características? ¿En qué se diferencian?

Como se parecen, se habla de estos dos materiales como si fuesen el mismo y esto puede suscitar muchas confusiones. Pero son diferentes y te decimos en qué: 

  • El porcelánico se prensa a mayor presión y se cuece a mayor temperatura, lo que lo convierte en un producto más denso y, por tanto, más resistente y duradero. Esta es la razón por la que es ideal para su instalación como pavimento interior o exterior.
  • La cerámica es más porosa, y, por tanto, su absorción de agua es superior a la del porcelánico. Ello permite que se fije mejor en paramentos verticales al facilitar el fraguado del mortero, pero impide su utilización en exteriores (terrazas, fachadas, etc.), donde podría absorber el agua de lluvia, sufrir roturas por heladas o temperaturas extremas. Por este motivo, el porcelánico es el material más recomendado para uso exterior. 
  • El porcelánico es más difícil de cortar y perforar durante la instalación y uso. Para cortar un porcelánico es necesario tener un disco de diamante especial y una broca específica para agujerearlo.
  • En cuanto a los diseños disponibles, aunque ambos ofrecen una amplia variedad de estilos, la variedad de formatos del porcelánico es mayor, siendo estos más grandes que en el caso de la cerámica.

2. ¿Qué es el PEI de las baldosas cerámicas?

PEI son las siglas de Porcelain Enamel Institute y es una escala que clasifica los tipos de cerámica según la resistencia al desgaste superficial. 

El PEI de una cerámica se mide rotando una carga abrasiva encima del material para comprobar su nivel de desgaste. Según el resultado, se divide en grados, que van desde el 0 hasta el 5. Cuanto más alto sea el PEI, más resistente al desgaste será la baldosa.

  • PEI 0: las baldosas con esta especificación no son válidas para el suelo, pero sí para revestir paredes. 
  • PEI 1: la dureza es baja, pero esta clasificación es válida para zonas con poco tránsito, como los baños de una vivienda. 
  • PEI 2: con algo más de dureza, es ideal para zonas de la vivienda alejadas del exterior. Por ejemplo, para el dormitorio. 
  • PEI 3: esta resistencia ya puede ser utilizada para zonas residenciales con algo más de tránsito, como por ejemplo el salón o la cocina. 
  • PEI 4: los entornos comerciales no deberían tener un PEI por debajo del 4. Esta resistencia ya está indicada para entornos residenciales con mucho tránsito o espacios comerciales con poco. 
  • PEI 5: la opción perfecta para exteriores y también para entornos comerciales con mucha afluencia de personas.

3. ¿Qué es un porcelánico rectificado?

Las baldosas de un porcelánico rectificado han sido rebajadas en sus laterales para que el contorno sea totalmente recto. De esta forma, con un ángulo de 90º en el canto, la junta entre baldosas se reduce al mínimo posible.

Los porcelánicos rectificados de gran formato son ideales para los espacios donde se busca reducir las juntas, y con ello obtener un aspecto prácticamente continuo, mejorando la sensación de amplitud. 

En entornos donde la suciedad en las juntas puede convertirse en un problema, es necesario utilizar rejuntados fungicidas y de fácil limpieza, como por ejemplo en el cuarto de baño, donde la humedad puede favorecer la aparición de hongos en algunos puntos.

4. ¿Cuál es la junta mínima para la cerámica?

La junta mínima para la cerámica se encuentra entre 1,5 y 3 mm de ancho. 

Cada formato de baldosa debe llevar un ancho de junta diferente según el espacio en el que se instala y la superficie de dicho espacio. En algunos casos, puede llegar a superar los 5 mm cuando se trata de una junta perimetral o de dilatación, o en espacios exteriores. El tamaño de junta es clave para el correcto funcionamiento del recubrimiento cerámico, en cuanto a su comportamiento elástico y transición de vapor y humedad.

El tamaño de junta adecuado a cada caso se indica en la norma UNE 138002.

5. ¿Qué es el Mohs en la cerámica?

La escala Mohs en cerámica ordena los materiales de menor a mayor dureza frente al rayado. El talco, siendo el mineral más fácil de rayar, incluso con las uñas, está valorado con una dureza de tipo 1. 

Le sigue el yeso, que se raya con más dificultad (2); la calcita (3); la fluorita (4), que se puede rayar con un cuchillo; el apatito (5); la ortoclasa (6); el cuarzo (7); el topacio (8); el corindón (9) y el diamante, que es el mineral más duro y tiene la clasificación 10. 

En general, cuanto más alta sea la temperatura de cocción de la cerámica, más alta será también su resistencia al rayado, y, por tanto, más alta será su clasificación en la escala Mohs. Por ejemplo, en la dureza 1 se encuentra la masa de cerámica y en la dureza 8 podemos encontrar las cerámicas de cocción superior a los 1.450 ºC. 

Tanto la cerámica como el porcelánico son materiales con excelentes características técnicas para recubrir cualquier estancia de la vivienda.

Producto agregado a la lista de deseos
Product added to compare.

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.Ver más.